serie Neurociencias - experiencias artísticas

Beneficios neurocientificos del arte

El arte enseña a cambiar el estado de los materiales con que se trabaja facilitando el desarrollo fisiológico y emocional del individuo que lleva a cabo la tarea. Trabajando, la persona se calma y se relaja, lo cual ayuda al control de las emociones difíciles de comunicar a través de la palabra.

Mezclar colores e inventar nuevas formas permite recrear el mundo interno y liberar las restricciones propias de forma y espacio, recrear sin perder el objetivo puede también liberar emociones, sean estas positivas o negativas en su contenido. 

Trabajar el desarrollo neurológico en cualquier edad estimula el cerebro lo que resulta en un incremento de conexiones viso motoras. Con la creación el sujeto aprende a regalar y regalarse estimulando su generosidad.   

En la producción de configurar objetos que adquieren permanencia o se transforman la persona puede reconocer estados y cambios en la materia, conceptos propios de la física y química que se hallan en un flujo constante en nuestro mundo interno.

Este trabajo ejercita, asume y juega distintos roles que ayudaran al continuo crecimiento psicológico de los seres humanos intervinientes, permitiendo la identificación de estos con figuras trascendentes en la vida de cada uno, presentes o pasadas, ayudando al desarrollo del individuo en su aspecto social.

El arte ayuda a desarrollar destreza motriz fina que será usada durante toda la existencia, pero lo más importante esta en el placer lúdico que es fundamental en el crecimiento
neurológico, útil a lo largo de toda la vida.

N-1
N-2
N-3
N-4
N-5
N-6
N-7
N-8
N-9
N-10
N-11
N-12
N-13
N-14
N-15
N-16
N-17
N-18
N-19
N-20